¡Charlemos!
+1 438 600 0063

por Fabiano Cid
27 febrero 2020

Las 10 mejores prácticas de localización multimedia para Latinoamérica

Todos los días, más y más gerentes comerciales y comunicadores profesionales buscan recursos para localizar contenido multimedia para Latinoamérica. Si consideramos el gasto que implica la producción del contenido y la magnitud de la potencial base de clientes en la región, lo más probable es que tu empresa también esté siguiendo esta tendencia.

La idea de llegar a 600 millones de clientes es muy atractiva, sin embargo, los administradores de mercadotecnia y los profesionales de contenido que buscan publicar videos, seminarios web, capacitaciones y documentación interactiva en línea, deben incursionar en el mundo de la localización multimedia con mucha precaución. Hay desafíos que superar, tanto técnicos como culturales, a la hora de administrar un proyecto de localización: producir contenido usando la tecnología más novedosa y que, a su vez, compagine un sinfín de diferencias culturales.

Pero no hay nada que temer, ya que todos estos desafíos se pueden superar. De hecho, si sigues ciertos principios básicos, tu empresa será capaz de crear contenido multimedia útil y satisfactorio que encantará a tu nuevo público latinoamericano tanto como encanta a los clientes de tu mercado local. Por eso, hemos reunido para ti los mejores consejos para que localices tu contenido multimedia para Latinoamérica sin perder la cabeza en el proceso.

Recuerda esta regla sencilla para los proyectos de localización: Primero aprende y después localiza para Latinoamérica. Tómate el tiempo de aprender acerca de la región y sus mercados específicos antes de empezar la traducción ya que existen grandes diferencias y un pequeño error podría costarle a tu empresa reputación, clientes e ingresos. Es importante que obtengas respuestas a las siguientes preguntas clave: ¿De qué manera han afectado los hechos históricos las perspectivas locales y el idioma? ¿Qué idioma hablan los residentes y cómo está modificado por el acento y el dialecto? ¿Tienen alguna preferencia de tono o simbolismo? ¿Prefieren doblajes, narraciones sobre el audio original o leer subtítulos?

Una vez que hayas estudiado a fondo estas cuestiones, estarás listo para conocer nuestras 10 mejores prácticas de localización multimedia para Latinoamérica:

1. Las variaciones culturales son infinitas: asegúrate de que tu proveedor sea un experto

Los lectores localizan mentalmente el texto, le dan su propio acento, tono y ritmo. Si el texto está escrito correctamente, los lectores aplican sus diferencias culturales. Normalmente no pensamos en esto, pero se trata de un servicio gratuito que nos proporcionan los lectores para todo el contenido localizado. Sin embargo, los elementos multimedia como las imágenes y el audio obligan al público a escuchar y ver el contenido como lo haya decidido el productor y no el consumidor. Por lo tanto, es vital encontrar un locutor del sexo adecuado con la voz y el acento correctos que realmente permitan localizar el mensaje. Para incorporar estas cualidades en tu contenido multimedia localizado, debes trabajar con una empresa de traducción y localización que sea experta en Latinoamérica, una que comprenda tu público de destino y que lleve a cabo su mejor trabajo en ese mercado específico. Un proveedor de estas características te proporcionará información específica relacionada con la cultura y una amplia base de locutores para asegurarse de que encuentres el que se ajusta correctamente a tu marca y mensaje.

2. El contenido local exige voces locales

Ahora que te hemos convencido de buscar un proveedor que te proporcione una amplia gama de opciones, es hora de recomendarte que te asegures de escoger un locutor local de la región de Latinoamérica a la que desees dirigirte. Las variantes del español difieren mucho una de otra y cada país tiene su propio vocabulario, tono e incluso velocidad. Si bien los brasileños hablan todos el mismo idioma, el acento varía de una región a otra. Ya que hablamos de un país cuyo territorio abarca prácticamente la mitad de Latinoamérica, no debes darlo por sentado.

3. Las voces de las mujeres conquistan el mundo

Comprender los gustos y las normas locales es esencial para localizar contenido multimedia. Sin el conocimiento de los profesionales locales, te arriesgas a llevar a cabo conjeturas demasiado amplias sobre el atractivo de tu contenido, incluso si algunas generalizaciones sean verdaderas. Por ejemplo, muchas culturas latinoamericanas son más matriarcales que las asiáticas o la estadounidense, por lo que las locutoras son más aceptadas. También sucede que, a diferencia de lo que pasa en los países europeos y en Estados Unidos, en Latinoamérica el público está acostumbrado a los subtítulos. Así que puedes elegir una locutora o inclinarte el uso de subtítulos, pero hasta que tú y tu proveedor de localización hayan llevado a cabo las investigaciones pertinentes no hay manera de asegurarse por completo cuál es la mejor opción.

4. Para ahorrar tiempo y dinero, olvídate de los retoques

Las actualizaciones posteriores a la aprobación del proyecto son costosas, y lo son aún más en un proyecto de localización multimedia. Un cambio en el idioma, tono o simbolismo puede afectar todas las fases de la traducción en cascada, desde los guiones y el video hasta la grabación del audio. Pagar tiempo adicional en el estudio de grabación puede ser costoso; además, puede pasar que el locutor que habías seleccionado se enferme o que la demora en publicar tu video reduzca su viralidad. Asegúrate de que tus revisores internos sigan esta regla de oro: “Una vez aprobado, no hay vuelta atrás, nada de cambios preferenciales ni menores”.

5. El tamaño sí importa en Latinoamérica

Recuerda, muchas culturas latinoamericanas se sienten más cómodas, e incluso prefieren, el uso de los subtítulos en lugar del doblaje. Pero si tu seminario web de capacitación o tu video instructivo requiere localización de audio, asegúrate de comprender las características del idioma de destino para garantizar que el video, la presentación de diapositivas, las imágenes de fondo y el texto en pantalla se mantengan sincronizados con la narración. Las traducciones del inglés al español y al portugués pueden aumentar el tiempo de grabación en un 20 %. Deberás compensar esta expansión de la narración ya sea reescribiendo el guion para el audio o modificando la transición de las imágenes en la edición final.

6. Los errores son humanos: garantiza la voz

Antes recomendamos que las empresas administren los costos del proyecto de localización multimedia mediante una aprobación definitiva como un compromiso antes de empezar el trabajo. Sin embargo, a veces son necesarios los cambios posteriores a la finalización del proyecto. Hay que recordar que todas las actualizaciones de audio son costosas, pero lo son aún más si el locutor original ya no está disponible para llevar a cabo los cambios y es necesario volver a grabar todo. Así que asegúrate de que en el contrato que firmes con tu proveedor de localización se especifique un periodo razonable de tiempo para llevar a cabo correcciones y actualizaciones. Y recuerda: ¡con el mismo locutor!

7. Guía de pronunciación: tu texto, tu voz

Seguro conoces la importancia de proporcionarle a tu traductor una guía de estilo para avalar que el texto expresado se mantenga fiel a tus preferencias estilísticas. En la localización multimedia, además, es de gran importancia proporcionar una guía de pronunciación ya que tu mensaje no solo se leerá sino que también se escuchará. Incluye en la guía los nombres de los productos, los términos técnicos, los acrónimos, los términos que deben permanecer en inglés y que no deben traducirse, y cualquier otro aspecto fuera de lo común. Si es posible, incluye en el proceso una revisión específica para asegurarte de que tanto el equipo como el locutor comprendan correctamente tus instrucciones.

8. El paso previo es importante: trascribe, sincroniza y traduce

Muchas veces se comienza a traducir el audio sin tener un guion, por lo que la grabación final es, en ocasiones, el único contenido localizado que existe. Si tienes tiempo y tu presupuesto lo permite, pídele a tu proveedor que transcriba el contenido original y entregue un guion traducido, especialmente si planeas localizarlo a otros idiomas. Además de la transcripción, te recomendamos que pidas que se incluyan marcas de tiempo en el texto. Mientras que el contenido transcrito permite usos futuros, las marcas de tiempo les permiten a los ingenieros de video sincronizar el audio con las imágenes durante la posproducción.

9. El texto es el mejor compañero de tu audio

Con las transcripciones puedes ahorrar mucho en proyectos de localización multimedia de gran volumen al aprovechar la pericia de tu proveedor en el uso de memorias de traducción, pero además suponen otros grandes beneficios. La publicación de la versión escrita de la traducción del audio junto con el video es útil para la optimización de los motores de búsqueda y mejora la accesibilidad para las personas con discapacidades auditivas. Y, por si fuera poco, las transcripciones pueden incluir metadatos que te ayudarán con la indexación en los sistemas de gestión de conocimiento y de contenido; además, podrás aprovecharlas para crear artículos, entradas de blog y otros materiales promocionables para respaldar tus campañas de mercadotecnia.

10. La revisión se hace dos veces, la publicación solo una

Las empresas de traducción se esfuerzan por garantizar que el contenido que producen sea de muy buena calidad, pero no debes confiar tu valioso contenido solo a sus procedimientos internos. Antes de publicar los contenidos localizados, asegúrate de contar con un experto local que avale su precisión. En la era de las redes sociales y la moda de “compartir”, un error de estilo, tono, pronunciación o simbolismo puede ser solo un pequeño tropiezo o convertirse en una verdadera pesadilla instantánea de relaciones públicas. Las empresas grandes que cuentan con un distribuidor o una oficina especializada en el mercado local pueden emplear recursos internos para llevar a cabo revisiones de control de calidad. Las empresas pequeñas pueden emplear a un tercero para ejecutar dichas revisiones, o pedir al proveedor de localización que proporcione un control de calidad mediante un recurso externo.

Conclusiones

Cada vez es menos aceptable proveer solo texto. No se deben subestimar las recompensas que otorgan las clasificaciones superiores en los motores de búsqueda y las estadísticas. PRNewswire determinó que el contenido multimedia se comparte 3,5 veces más que el texto estático y que garantiza 5 veces más visualizaciones por publicación. Por lo que es sencillo calcular, justificar y aprovechar las recompensas que se obtienen de la localización de contenido multimedia.

Sin embargo el contenido multimedia exige que tu empresa tenga en cuenta aspectos como el tono, la pronunciación y el contexto para garantizar que el contenido en el idioma original creado con tanto empeño transmita el mismo mensaje al mercado de destino y cause los efectos deseados. Si sigues estas mejores prácticas a la hora de localizar tu contenido multimedia para Latinoamérica, ya has recorrido la mitad del camino. Así que lo único que tienes que hacer es encontrar el socio adecuado de localización que te lleve a la meta.

Volver al Blog